Vector X – Luis Antonio Vidal @vidal_38


Antes de su campaña, el hoy gobernador electo, Adán Augusto López, tomó la decisión de acordar con varios grupos políticos, incluyendo a la mayoría de los ex gobernadores priistas.

Jugó con las reglas de López Obrador, disciplinado e institucional, y así ganó la candidatura a corrientes internas de Morena representadas por Javier May, Octavio Romero Chelalo Beltrán.

Pero Adán también atendió las enseñanzas del viejo librito del priismo tradicional, sumando para su causa a grupos de los ex gobernadores Manuel Gurría, Enrique Priego, Manuel Andrade y Andrés Granier.

Sabido es que sus ligas políticas más estrechas las tiene con el gabinete que integró Gurría como gobernador sustituto de 1992 a 1994.

La relación de Adán con Enrique Priego no puede ser mejor. En los últimos días del año 2000, después de anularse la elección de Andrade, Adán operó con los presidentes municipales la reforma a la constitución local que permitió el nombramiento de EPO como gobernador interino. Con eso se dice todo.

Con Andrade, Adán trenzó amistad desde tiempo de estudiantes y la política no los ha dividido. El priista no robaleó, pero por alguna razón, como bien lo escribió ayer el periodista Juan Manuel Juárez en su columna Purgatorio, podría ser interlocutor confiable entre Morena y lo que queda del PRI.

Si bien con Granier no hubo acuerdo explícito, varios ex funcionarios de primer nivel en el gobierno del químico se convirtieron en promotores del morenista. Héctor López Peralta y Carlos Ocaña, por ejemplo, no dan pasos sin huarache.

El efecto AMLO multiplicó todo lo sumado.

La Morralla

Por cierto, el secretario de Obras del gobierno estatal, Luis Priego Ramos, se dio tiempo el pasado sábado para asistir a una comida en casa de la familia Paniagua donde el invitado especial fue el gobernador electo. ¿Se puede reconciliar lo que nunca se ha distanciado? *** Amigos de Francisco Rubio andan locos de contentos porque, según ellos, don Pancho ya amarró la dirección de Obras Públicas del ayuntamiento en el gobierno de Evaristo. Bueno, del plato a la boca… *** Hasta el jueves.


Deja una respuesta