Vector X – Luis Antonio Vidal @vidal_38


Como si a final de cuentas no terminaran por ser más de lo mismo, los diputados electos a la próxima legislatura local caminan de la mano por todas partes.

Libretas bajo el brazo, asisten a cursos propedéuticos y a capacitaciones de buenos modales.

Sólo les falta aprender a usar los cubiertos para ser socialmente correctos.

Envueltos todos en el supuesto misterio de desconocer la decisión morenista de impulsar a la orgullosa representante del municipio de Paraíso,Beatriz Milland, como la elegida para presidir la Cámara de Diputados.

Cumple el mérito de no tener fuerza propia en el terreno político.

No es asunto nuevo. En sus respectivos momentos, Javier Díaz, José del Carmen Escayola y José Antonio de la Vega reunieron el perfil de tener cercanía con los gobernadores en turno, sus amigos Manuel Andrade, Andrés Granier y Arturo Núñez.

Ni Díaz ni Escayola presumían blasones de elecciones ganadas o méritos suficientes en el gobierno para recibir la distinción de presidir el poder legislativo. Tampoco De la Vega cuyos cargos públicos se los debe al actual gobernador.

Pero en cambio, los tres garantizaban al titular del Poder Ejecutivo sumisión y disciplina. En pocas palabras, Granier, Andrade y Núñez tenían la certeza que los enanos no les crecerían.

En la próxima legislatura se replicará ese modelo de efectiva aplicación priísta. Diferente manada con la misma pastura.

Más de uno se pregunta cuáles serán las glorias políticas logradas por la paraiseña para pastorear el rebaño morenista y, en consecuencia, administrar la H. Cámara de Diputados.

Esta columna, en particular, las desconoce. En fin, alguna gracia ha de tener.

La Morralla

Taxistas de todos colores ya preparan la porra para darle a Agustín Silva su recibimiento como diputado. Va, dicen, más o menos así con tono de barra futbolera: Que lo vengan a veeer/ que lo vengan a veeer/ ese no es un buen líder/ es un gran pillo/ véngalo a veeer. Se llevan fuerte pues *** Hasta mañana.


Deja una respuesta